Métodos de Transición

IPv6 Nativo

Al diseñar IPv6, sus creadores contemplaron que el mismo debería convivir con IPv4 durante un período indeterminado. Por esta causa, a los dispositivos con soporte IPv6 es posible añadirles el nuevo direccionamiento junto al de IPv4. Esta posibilidad se conoce cómo doble pila (Dual Stack en inglés). De esta forma, al iniciar una conexión TCP/IP el equipo terminal elegirá cual direccionamiento utilizar en función de la disponibilidad y desempeño de cada protocolo por parte del equipo o servicio remoto que se requiera alcanzar y la red de tránsito.

IPv6 nativo en Doble pila es el método de transición recomendado. Las principales ventajas sobre los otros mecanismos son que IPv4 continúa operando con normalidad mientras se introduce IPv6 a la red, y en esencia, la implementación de IPv6 será definitiva, que no requerirá retirarse posteriormente.

Cómo la adopción de IPv6 ha tomado mucho más tiempo de lo previsto, y la escasez de direccionamiento IPv4 global llegó a niveles de agotamiento para algunas regiones, se ingeniaron otros mecanismos de transición que permiten completar la conectividad en diversos escenarios que se pueden presentar.

Los otros mecanismos de transición se pueden clasificar en dos grupos generales, túneles y traducción.

Túneles:

El mecanismo de túneles consiste en encapsular una versión de IP dentro de la otra y se utiliza en situaciones donde dos o más equipos o redes soportan solamente una misma versión del protocolo IP, pero deben intercambiar tráfico entre ellos través que cuenta únicamente con la otra versión

Por ejemplo, dos redes que cuentan únicamente con direcciones IPv6 estén separadas por una o más redes con solamente direccionamiento IPv4.

Traducción:

La traducción se requiere para permitir la comunicación entre equipos que soportan una única pero distintas entre ellas versión de protocolo IP. Un ejemplo de este escenario se presenta cuando un cliente con únicamente direccionamiento IPv6 requiere comunicarse con un servidor que solamente tiene conectividad IPv4.

Aunque el mecanismo recomendado para la transición es IPv6 Nativo, los túneles y la traducción son necesarios en los casos ejemplificados y otros similares. Dependiendo del escenario, varios de los métodos de transición deberán operar simultáneamente.

La implementación de IPv6 de forma generalizada ha tomado mucho más tiempo del originalmente planeado, no sólo en nuestro país sino en la gran mayoría de regiones. El despliegue del protocolo ha enfrentado contratiempos como la extensa discusión acerca de si era realmente necesario, los costos asociados para obtener equipamiento con soporte para el nuevo protocolo, la falta de un estándar “definitivo” con la definición del nuevo protocolo y la poca capacitación disponible.

Dado que ya estos obstáculos han sido superados, se espera que la implementación de IPv6 tome cada vez un ritmo mucho más vertiginoso.